DSC_0100


Esta entrada, se la dedico a Nani, nuestra querida Ela, una de las mujeres más interesantes que tengo la suerte de conocer, la abuela de mi chiquitina, la madre de mi marido, vamos… la que viene siendo mi suegra,  (que mala fama tiene esa palabra… y me niego a usarla para dirijirme a alguien a quien aprecio tanto).

Si alguna vez has visitado Jaén, ya conocerás sus frondosas tierras repletas de olivos. Un auténtico regalo para la vista que nos hacemos una vez al año cuando vamos de camino a Siles (tenemos que buscar más huecos Ela, ¡una vez sabe a poco!). Siles es un pequeño y tranquilo pueblo situado en el extremo noreste de la comarca de la Sierra de Segura, limitando con Albacete, pertenece casi en su totalidad al Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas.


DSC_0397 copia

DSC_0019


Llegar a Siles es zambullirte en un calles con historia, rodeado de fresca y radiante naturaleza. Lo hueles, su olor se pega a tu piel y a tus pulmones. Sienta bien. Relaja. Purifica. Nos gusta ir en invierno, porque nos gusta disfrutar de la chimenea de la casa del pueblo, sus chasquidos y lo bien que sabe reunir a la familia en torno a su calor, y porque los paseos por la naturaleza con frío, revigorizan, sientan mejor. ¿Y qué me decís de las comidas de pueblo? Sí son en invierno, mucho mejor. Pero también nos gusta su primavera, el rojo inconfundible de sus amapolas, sus días más largos, el fresco de la casa, las visitas a la peña del olivar, ahora con niños es otra historia. Carreras, alegría, gritos, risas… Las caminatas por la fresnendilla, o aquellas camino al arroyo frío, las comidas en el cortijo y las historias que nos cuentan los abuelos, uniendo generaciones. Reunirse, bajo tan buena compañía es muy bonito y más aún en sitios así.


DSC_0164 copia

DSC_0141 copia

DSC_0185 copia

DSC_0216 copia

DSC_0203 copia

DSC_0250 copia

DSC_0146

DSC_0639 copia

DSC_0624 copia

En cuanto tenga otro hueco, escribo más sobre este bonito lugar, pero por ahora os dejo con una receta de un plato típico de la región. A Ela le sale de vicio y se ha convertido desde que la conozco en mi plato preferido.

AJO ATAO (o lo que viene a ser un puré de patatas con un “twist”)

Ingredientes: Patatas, ajo, aceite (mucho, pero que mucho aceite), huevo, sal y limón.

Elaboración: Cocer las patatas hasta que estén en su punto. Machacar, bien machacaítos en un mortero los ajos. Pasar las patatas por el pasapurés. Aún en caliente (importante), hacer un hueco en el centro del puré, echar el huevo, los ajos, el zumo de un limón, la sal e ir mezclando a la par que vas echando aceite de oliva (si tienes ayudante para este paso, mejor que mejor). Ir removiendo con la misma cuchara de madera con la que machacas en el mortero. Y ahí es todo fuerza y paciencia. Deberás estar echando aceite y removiendo un buen rato, hasta que se forme una masa que se va despegando del cuenco, por si sola. Servir preferiblemente frío. Sólo de escribir esto, ¡se me hace la boca agua!

Si lo probais, ¡¡decidme!!

Abrazos para todos.

Nessi

2 Comments

  1. Responder

    kapaloa

    17 junio, 2016

    Madre mía que buena pinta todo. El sitio, la compañia y esa fantástica receta que espero probar algún día!!! Y las fotos son tan bellas que parece que se salen de la pantalla

    • Responder

      Nessi

      22 junio, 2016

      Gracias hermanita!! Para el próximo asadero hago “ajo atao” 😉

LEAVE A COMMENT

RELATED POSTS